Errores comunes que las startups cometen en su MVP

¿Te has preguntado alguna vez cómo empezaron las grandes empresas a hacer crecer su negocio? Pues bien, muchas de ellas empezaron, sin duda, cómo startups con un MVP.

MVP significa «producto mínimo viable» y es una estrategia comúnmente utilizada por las startups que consiste en construir un producto con suficientes características para atraer a los primeros usuarios y validar una idea de negocio. La gran ventaja de crear un MVP es la posibilidad de probar tu idea y recibir feedback de clientes potenciales sin gastar mucho tiempo ni dinero.

Los comentarios recibidos por los clientes sirven para hacer ajustes y alinear su producto o servicio con las expectativas del mercado. Por supuesto, un MVP exitoso no significa necesariamente que tu negocio vaya a tener éxito, pero es un buen punto de partida.

«El objetivo de un MVP es poner a prueba las hipótesis fundamentales del negocio (o suposiciones de salto de fe) y ayudar a los emprendedores a iniciar el proceso de aprendizaje lo antes posible.» Eric Ries, The Lean Startup

Aunque no parece que construir un MVP sea difícil, ciertamente puede ser una lucha para las startups que no tienen una visión clara de su idea de negocio. Si estás construyendo tu propio MVP, asegúrate de no cometer estos errores comunes:

No tener una clara propuesta de valor

Esto puede ser obvio, pero hay muchas startups que empiezan a construir su MVP sin tener una propuesta de valor clara. Entender cuál es tu propuesta de valor es el primer paso, y el más importante, para empezar. ¿La razón? Una propuesta de valor ayuda a tus clientes a comprender plenamente el valor de tu producto o servicio. Es una declaración sencilla que resume el beneficio que reciben si eligen tu empresa en lugar de otras. Tus clientes deben poder leerla y entenderla fácilmente.

Lanzar demasiado pronto

Una de las preguntas que los emprendedores se suelen hacer al la hora de lanzar un MVP es: ¿cuándo es el momento adecuado para el lanzamiento? Saber cuándo es el momento adecuado para lanzar un producto no es fácil, pero si tu producto no está completamente listo en el momento del lanzamiento, es muy probable que fracase. ¿Por qué? Si te apresuras a lanzar tu MVP, puedes cometer el error de lanzarlo sin suficientes características para que los primeros usuarios se interesen por tu producto.

Apuntar a la perfección

Muchos fundadores de startups creen que su MVP debe ser una obra maestra. La verdad es que no es necesario invertir demasiado tiempo y recursos buscando la perfección o añadiendo funciones que los usuarios no necesitan realmente. De hecho, ni siquiera es necesario crear el producto final de inmediato. Empieza con algo pequeño e itera sobre la base de los comentarios que recibas de los primeros usuarios. Concéntrate en el problema que tu producto quiere resolver, en lugar de añadir características redundantes.

Construir un producto difícil de vender

El objetivo de lanzar una idea de negocio al mercado es poder monetizarla para obtener un beneficio de ella. Si tu idea de negocio es difícil de vender, es probable que fracases. ¿Quién quiere invertir dinero constantemente sin obtener un retorno de su inversión? Probablemente nadie. Antes de construir un MVP, debes tener un plan probado de cómo piensas vender tu producto.

VYou para startups

La gestión de usuarios, las comunicaciones push, la gestión de la privacidad, la monetización, son a menudo una necesidad en un producto MVP, sin embargo, lleva meses de desarrollo desde cero. Con una licencia de Vyou, tienes acceso a todas las herramientas que necesitas para construir un viaje de cliente exitoso, mantener a los usuarios comprometidos y escalar para satisfacer esa demanda. Consulta la documentación de VYou aquí. Si estás interesado, puedes solicitar una demo gratuita de 90 días.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Ir arriba